El 7 de abril de 2014, la celebración del Día Mundial de la Salud, se ha centrado en las enfermedades transmitidas por vectores.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estas enfermedades son las transmitidas por mosquitos, moscas, garrapatas, caracol de agua dulce y otros vectores. Estos vectores transmiten virus, bacterias y parásitos a las personas. Cada año, más de mil millones de personas se infectan y más de un millón mueren a causa de enfermedades transmitidas por vectores. Con el lema «Pequeñas picaduras, grandes amenazas», la OMS quiere destacar la gran amenaza que suponen las enfermedades transmitidas por vectores.

La OMS hace un llamamiento para mejorar el control de los vectores a nivel internacional, ya que con la globalización, el calentamiento global y el aumento del turismo, las personas estamos mucho más expuestas a las enfermedades por vectores. Para luchar contra estas enfermedades es necesario garantizar la calidad del agua de consumo y mejorar las condiciones de higiene y saneamiento.

“España es un crisol donde se funden varios factores de riesgo”, señaló el médico López-Vélez en el Congreso de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) que se ha celebrado el pasado fin de semana en el CaixaForum de Madrid. “Recibe 62 millones de viajeros todos los años; 1,2 millones de españoles van a zonas tropicales, hay 4 millones de inmigrantes, es paso obligado para las aves migratorias que vienen de África y pueden llevar pulgas u otros insectos adheridas y está cerquísima de África”, explicó López-Vélez.

Además, en Cataluña y el norte de la Comunidad Valenciana existen colonias de mosquito tigre (Aedes albopictus), que podría ser transmisor de dengue, chikungunya o zika, dijo el médico. El dengue, transmitido por un mosquito, el Aedes aegypti, es la más peligrosa. No tiene tratamiento, ni vacuna, y ya ha llegado a Europa. Ha habido casos, recientemente, de transmisión autóctona en Niza y El Algarve, y otro en Madeira. +info

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas, por su parte, insiste en que hay que promover la cooperación internacional de los países para evitar la propagación de enfermedades. “Muchas de estas enfermedades son transmitidas por insectos y artrópodos, por lo que la lucha antivectorial adquiere gran importancia. Es, por tanto, fundamental diseñar estrategias a nivel nacional, regional e internacional, con altos niveles de vigilancia epidemiológica”, afirma la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA), Milagros Fernández de Lezeta. +info