Las especies invasoras aumentan por lo viajes de turismo y exportaciones Europa invierte cada año 12.000 euros en la lucha de control de plagas de especies invasoras, ya que algunas de ellas causan verdaderos daños en la flora y fauna autóctona. Consecuencia de ello, la Unión Europea realiza una propuesta para frenar la entrada de cincuenta especies invasoras.

Ejemplos de especies invasoras en España son el mosquito tigre o la ardilla gris que dañan el cultivo y crean problemas de salud en los ciudadanos. Los expertos calculan que entre el 10 y 15% de las especies que irrumpen en nuestras tierras son invasoras.

La Unión Europea pretende reducir en un 50% el número de especies invasoras en Europa. El primer paso es distinguir ente aquellas que entran voluntariamente y las introducidas por el hombre.

Es necesario realizar un adecuado control de insectos, ya que el 80% de los invertebrados llegan accidentalmente a Europa y es difícil detectarlos, como el mosquito tigre que deposita sus larvas en el agua que se filtra en los neumáticos. En cambio, los mamíferos se trasladan como mascotas o para comerciar su piel; en este caso es más fácil controlar la entrada de especies invasoras en España y Europa en general.

Las medidas propuestas por la Unión Europea son el estudio y análisis de las cincuenta especies non gratas para realizar una estrategia personalizada de cada caso que impida su entrada en el continente europeo.