La alergia es una enfermedad conocida desde la antigüedad, pero con un índice muy bajo hasta hace poco. En los últimos 50 años el índice de afectación ha aumentado un 470% hasta convertirse hoy en día en una de las enfermedades más comunes, que afecta a entre el 30 y el 40% de la población mundial.

Una encuesta realizada entre personas  diagnosticadas con alergia a los ácaros del polvo doméstico en Francia, Alemania, Italia y España, concluye que esta enfermedad, que constituye el 20% de las alergias respiratorias en Europa,  tiene consecuencias negativas reales, tanto físicas como psicológicas, especialmente cuando afecta a niños.

La alergia a los ácaros del polvo doméstico es la primera causa de alergia respiratoria en los niños europeos y, si no es controlada adecuadamente, puede afectar de forma negativa a sus relaciones sociales y a su desarrollo.

La prevalencia de la alergia a ácaros es muy importante en niños, afectando tanto a su vida doméstica como escolar. Doméstica por las normas ambientales que se deben adoptar para disminuir su exposición a los ácaros (no pueden tener peluches, su habitación debe tener pocos juguetes, nada de alfombras, etc.) y tampoco pueden frecuentar lugares o domicilios con una alta exposición a polvo doméstico y elevado contenido de ácaros. “, según el doctor Antonio Valero, alergólogo del Hospital Clínic de Barcelona.

Los pacientes alérgicos que han participado en la encuesta, realizada por la compañía biofarmacéutica  Stallergenes, creen que no reciben suficiente información sobre su enfermedad ni por parte de su alergólogo ni a través de los medios de comunicación y piensan que el que no se considere un problema de salud pública influye decisivamente en ello.

Este hecho contrasta con su elevada frecuencia, mayor incluso que la de la alergia al polen, pues el 20% de las alergias respiratorias en Europa son producidas por los ácaros del polvo doméstico. « La persistencia de los síntomas durante todo el año y su intensidad pueden provocar que la percepción de enfermedad y su afectación sobre la calidad de vida sea mayor que la percibida por los alérgicos al polen, que en la mayoría de los casos tienen síntomas un máximo de 60 a 90 días al año», según Valero.

La alergia a los ácaros del polvo se manifiesta con síntomas similares a la gripe, como bloqueo de la nariz, moqueo, estornudos, dificultades para respirar, ojos irritados, cansancio, y enfermedades recurrentes como bronquitis o infección de la garganta.

Los ácaros del polvo domestico.

Los ácaros del polvo doméstico son animales microscópicos, invisibles a simple vista, que se alimentan principalmente de caspa de humanos y mascotas.

Dos milígramos de ácaros por gramo de polvo son suficientes para sensibilizar a un alérgico, y diez milígramos por gramo de polvo pueden causar un ataque de asma. Los ácaros del polvo doméstico pueden encontrar muchos lugares en una casa donde sobrevivir, como alfombras, cortinas, almohadas, libros y otras piezas de mobiliario.

Ácaros del polvo doméstico como Dermatophagoides pteronyssinus y Dermatophagoides farinae son las especies que más comúnmente se encuentran en cualquier hogar. Más que los propios ácaros, son sus heces, caparazones y cadáveres los que provocan las reacciones alérgicas, lo que implica que incluso después de erradicarlos puedan temporalmente persistir los síntomas.

Algunas de las medidas a tomar frente a los ácaros del polvo son:

  • Evitar alfombras, moquetas, cortinas, cojines,muñecos de peluche, mantas, aire acondicionado, etc…
  • Airear bien todas las habitaciones diariamente.
  • Una limpieza del hogar lo más exhaustiva possible.
  • Usar ropa de cama anti-ácaros, filtros, productos de limpieza especiales, etc…

Puede ponerse en contacto con nosotros para comentar cualquier posible alergia o para solicitar más información sobre cualquier sistema de control de plagas: info@salinastratamientos.com