Los caracoles son moluscos miembros de la clase Gastropoda que incluye también a las babosas y constituyen, en total, el 80 por ciento de todos los moluscos. Además, los caracoles terrestres se encuentran entre los invertebrados más ampliamente distribuidos alrededor del mundo.

Durante la noche, cuando la humedad es más alta, los caracoles aprovechan para salir a alimentarse. Esa humedad les permite desplazarse con mayor agilidad y llegar hasta la planta pero, muchas veces, cuando llega el día y la sequedad, los caracoles no tienen tiempo para volver a su escondite entre las rocas y tierra.

¿Y cuál es su relación con la lluvia? Como ocurre durante la noche, con la lluvia aumenta la humedad, y los caracoles tienen más actividad para desplazarse y alimentarse. Estos moluscos segregan una capa seca  con la que sellan la abertura de la concha para no perder humedad, eso explica que se queden adheridos a las plantas a la espera de que llegue otro periodo de lluvia para desplazarse.

Además, no sé si alguna vez te habrás fijado que los caracoles se ubican siempre en las partes más altas de las plantas, esto tiene también una explicación: se apilan en esa zona porque es donde mejor circula el aire y evitan quemarse en el suelo.