En Inglaterra hay una plaga de ratas gigantes que tienen el tamaño de un gato (casi 60 centímetros) y parece ser que son resistentes al veneno. Su gran tamaño puede ser debido a la ingesta de elevada cantidad de comida basura, lo que les ha hecho aumentar excesivamente su tamaño.

Al parecer, hasta ahora se había visto estas ratas gigantes en las zonas rurales, pero no en las ciudades. Los expertos de control de plagas de la zona están preocupados porque los productos que se están utilizando no les afectan, porque no son suficientemente fuertes y no se aplican en las dosis correctas. Parece que entre las zonas más afectadas se encuentran Londres y Winchester.

En España tenemos constancia de una rata gigante de Gambia (Cricetomys gambianus) en Cataluña, en el Delta del Ebro, en la provincia de Tarragona, el pasado mes de enero. Según los medios de comunicación, un particular se la encontró muerta y bajo su vehículo y le hizo una foto que empezó a circular por la red. La foto fue estudiada por biólogos de la Generalitat de Cataluña y de la Universidad de Barcelona. En ella se observa a «un ejemplar presumiblemente de rata gigante de Gambia de 1,5 a 2 kg de peso cuya característica de interés, colorido a banda, es la amplia base de la cola, propia de la especie africana».

También durante el verano pasado existen indicios de ratas gigantes en Castellón, porque los vecinos de Almazora solicitaron al Ayuntamiento «medidas estrictas para erradicar las ratas de gran tamaño» que habían aparecido durante el verano en la costa mediterránea.

En Estocolmo (Suecia) el pasado mes de marzo también se encontraron una rata gigante en una cocina de una vivienda particular y la noticia tuvo gran repercusión. La familia que se encontró la rata colgó las fotos en las redes sociales y causaron gran impacto social.

Mas información: ABC 15.4.14, ABC 28.1.14, La Vanguardia 28.3.14