En todas las ciudades es habitual la presencia de palomas en plazas y jardines. En ocasiones, se posan en los balcones y terrazas de las viviendas ensuciándolas con sus excrementos. También es frecuente observar cómo se deterioran esculturas y mobiliario urbano debido a su presencia.

Puesto que son animales resistentes, bien adaptados al medio urbano y que se reproducen con facilidad, no es raro que haya alguna plaga de palomas si no se efectúa un correcto control sobre su población. Sin embargo, lo realmente preocupante no son los daños que estas aves producen en los edificios sino las enfermedades que transmiten las palomas a los seres humanos. Los expertos han detectado varias decenas de patologías que pueden tener su origen en el contacto directo con ellas o con sus excrementos.
Las enfermedades de las palomas más comunes

Psitacosis

La psitacosis, conocida como “fiebre del loro” es una enfermedad que transmiten las palomas, propia de los loros, periquitos y otras aves domésticas. La vía de contagio es principalmente aérea. Las bacterias presentes en los excrementos de las aves se dispersan en el aire y pueden ser inhaladas por las personas. En general, la psitacosis es una enfermedad poco frecuente, asociada sobre todo a personas que están en contacto frecuente con pájaros, como veterinarios, propietarios de aves o de tiendas de animales.
Los síntomas que produce la psitacosis son fatiga, dolor de cabeza, sarpullido y escalofríos. En los casos más graves puede ocasionar neumonía. Por lo general, los síntomas aparecer unos 10 días después de haberse producido el contagio. Su tratamiento es con antibióticos y es fácil de controlar.

Histoplasmosis

La histoplasmosis es otra de las enfermedades de las palomas, en esta ocasión, causada por el hongo histoplasma capsulatum presente en los excrementos de estas aves. Las zonas donde existe una elevada población de aves son las de mayor riesgo, de ahí la necesidad de eliminar las palomas o, al menos, controlar su densidad en áreas urbanas.
Sus síntomas se manifiestan 10 días después del contagio. Los más habituales son fatiga, fiebre y dolor en el pecho.

Criptococosis

La criptococosis es otra enfermedad de las palomas producida por un hongo presente en los excrementos de ellas. Por lo general, este hongo sólo afecta a las personas con un sistema inmunológico débil, de manera que el riesgo de contagio de esta enfermedad es más bajo, incluso en los casos de exposición elevada a las aves.

Como dijimos al principio, son muchas más las enfermedades que pueden transmitir las palomas por lo que es necesario mantener su población bajo control.

Palomas plaza

¿Cómo ahuyentar?

El exceso de palomas en el entorno urbano tiene, básicamente, dos riesgos muy definidos. En primer lugar, sus excrementos ensucien el entorno y pueden llegar a dañar el mobiliario urbano y el patrimonio de forma permanente. En segundo lugar, en muchas ocasiones las palomas son portadoras de enfermedades que pueden poner en riesgo nuestra salud.
Por ese motivo, las autoridades suelen llevar a cabo labores de control de palomas en las ciudades. Pero, ¿qué pasa con nuestros balcones y terrazas? En ese caso, somos los propietarios quienes debemos encargarnos de ahuyentar a las palomas de nuestra propiedad. Existen varias formas de espantar a las palomas de forma natural. Son métodos sencillos que sirven además para realizar un control de aves que puedan molestarnos.

Métodos para ahuyentar palomas

-Prevenir la nidificación. Minimiza los elementos que las palomas puedan encontrar atractivos para construir sus nidos y para tener un “puesto de vigilancia”. Las terrazas deben estar, en la medida de lo posible, libres de elementos que puedan utilizar como cobijo.
-Si a las palomas les gusta posarse en tu ventana, puedes utilizar elementos disuasorios visuales. Un ahuyentador de palomas casero y muy efectivo son los viejos CD colgados mediante hilos. Es más estético que las bolsas de plástico que se colocan a veces.
-Puedes instalar pinchos especiales para ahuyentar palomas. Antes de instalarlos, valora si es una ventana a la que te sueles asomar. En ese caso te molestará a ti tanto como a las aves.
-El mejor para espantar a las palomas es un espantapájaros de una figura con forma de águila o halcón. Es un elemento disuasorio importante. De hecho, en muchos jardines se emplea el sonido de las rapaces para alejar a las palomas.
-Los búhos también son enemigos naturales de las palomas. Colocar una figura en la terraza, con grandes ojos color ámbar, ayudará a mantenerlas alejadas.
-Los molinetes se pueden pinchar fácilmente en las macetas. Si son de colores brillantes o metalizados funcionan muy bien para espantar a las palomas. Esto es útil en una terraza donde suela soplar el viento.
-Los ultrasonidos son otro método efectivo para alejar a las palomas. Es inofensivo tanto con las aves como con las personas o los animales domésticos. Simplemente las ondas sonoras les resultan desagradables y se marchan.
Son diferentes medidas para ahuyentar las palomas de los balcones o jardines.